“Parada casi obligada”

Entramos a tomar café con sus respectivos dulces muy ricos 1 dobladillo y 1 San Gregorio, acompañados de unas vistas espectaculares, el pan buenísimo y vimos que en la parte de arriba tienen un comedor, el personal muy pero que muy agradable.