“Muy aconsejable. Que no confunda el nombre”

Entramos por la buena opinión que leímos y la buena pinta de su escaparate. Al ser obrador no nos imaginábamos lo bien que se podía comer.
En el piso de arriba tienen un comedor con cristalera y una terraza. Tuvimos suerte de comer en la terraza con unas vistas espectaculares.
Carta de tostadas, pizzas, burgers…
Pedimos ensalada, tosta y huevos rotos para dos. Las raciones son bastante grandes. Muy bueno todo lo que probamos, la verdad. Los postres son propios y también son muy buenos.
La atención muy buena, muy serviciales y correctos. Un sitio que realmente nos sorprendió.
Precio 47€ entre los dos.